Crónica de un paseo en globo aerostático

El sol apenas comenzaba a aparecer desde detrás de las montañas del Valle de Teotihuacán, al noreste de la Ciudad de México, mientras el piloto inyectaba llamas al globo aerostático, que pronto estaríamos abordando.

A mi alrededor, las personas con los ojos cansados de su despertar antes del amanecer estaban tratando de mantenerse calientes en la frescura de la madrugada, disfrutando de un café caliente.

El enorme globo se infló lentamente mientras la tripulación levantaba la canasta y nos llamaba para subir. La emoción y la inquietud eran palpables: todos prestamos mucha atención a la información de seguridad que nos brindaba el piloto y practicamos la posición de aterrizaje con las rodillas dobladas según las instrucciones.

Unas pocas bombeadas de gas y eyecciones de fuego en el globo y nuestra canastilla comenzó en ese momento a levantarse del suelo.

El despegue fue tan suave que los nervios se alejaron cuando el globo flotó hacia arriba para unirse a una serie de 30 globos aerostáticos mas, todos volando sobre la ciudad precolombina de Teotihuacán.

vuelos en globo aerostático sobre Teotihuacán

Establecido por primera vez en el año 100 aC, Teotihuacán se convirtió en un destino grande e importante en México, con una población de entre 125,000 y 200,000 durante su apogeo.

Principalmente fue un centro religioso, pero también contenía espacios habitables para los habitantes de la ciudad.

Fue abandonado en el Año 530 DC, quizás como resultado de una erupción volcánica cercana o posiblemente debido a una invasión, y quedó en ruinas hasta la llegada de los mexicas (también conocidos como los aztecas).

Los Mexicas Descubrieron la ciudad cuando se establecieron en Tenochtitlán, hoy Ciudad de México, y le dieron el nombre de Teotihuacan, que significa La Ciudad de los Dioses o La Ciudad del Sol, según la traducción.

Creían que era donde los dioses crearon el quinto y actual sol y se sabía que los emperadores mexicanos peregrinaban allí.

Nuestra propia peregrinación de la madrugada claramente no era tan ardua. Nos recogieron en la Ciudad de México y condujimos los 40 minutos hasta Teotihuacán mientras dormitamos e en el asiento trasero, nuestro piloto nos estaba volando hábilmente por el aire, admirando la incomparable visión de globos aerostáticos adornados por el sol detrás de nosotros.

paseo en globo sobre la zona arqueológica de Teotihuacán

La gran cantidad de dioses Teotihuacanos siempre estuvo en mi mente cuando subimos a lo más alto en el cielo, el viento nos guiaba cada vez más cerca del sitio arqueológico.

Teotihuacán ha sido durante mucho tiempo un lugar que me deja asombrado, pero no se compara a la experiencia de admirarlo desde arriba.

Volar en globo y observar la zona arqueológica desde las alturas te hace pensar que de alguna manera quienes lo construyeron nunca lo hicieron, viéndolo desde la perspectiva de sus dioses. ¿Sería esta la intención de Quetzalcóatl, el dios serpiente emplumada, que también estaba relacionado con el planeta Venus, la estrella de la mañana?

Esta conexión con las estrellas y el conocimiento del mundo celestial es evidente en la construcción de Calzada de los Muertos, o Avenida de los Muertos, la carretera principal que va desde la Pirámide de la Luna hasta la Ciudadela y la Pirámide de Quetzalcóatl. Se extiende por tres millas en una línea perfectamente recta, una vista increíblemente sorprendente desde el aire.

vuelo en globo aerostático sobre en las pirámides de Teotihuacán

Deja un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.